Puertas abiertas

¿Por qué no puedo vivir con las puertas de los armarios abiertas? Da igual qué tipo de puertas sean. De armarios roperos, de un aparador… siempre ando empujándolas, si sobresalen un poco. Un día me sorprendió haciéndolo una vecina. Acababa de entrar en su casa para pedirle un huevo y me pilló con la mano en el armario del fregadero. Yo intentaba eliminar una ranura oscura que no podía dejar de mirar. Le faltó llamarme entrometida con todas las letras. Creo que la mujer sintió que había destapado algún secreto... Read The Rest →