t.+34 662 159 871     e. info@palabrasllenas.com

Grrrrrr….

Nueve meses sin publicar… ¡Grrr! No es que me falten las palabras, es que las he estado concentrando todas en una par de proyectos publicitarios muy absorbentes y en una novela que me lleva de cabeza y con correa. Corro, salto, me revuelvo, a veces muerdo hojas… ¡Grrr! Pero estoy feliz como un cachorro. Y dispuesta de nuevo a jugar con las palabras que necesitéis. 😉    

Tarde en la playa

La línea del horizonte de aquella playa era tan larga como la distancia que había entre mi pandilla y yo, pero, a pesar de la amplitud, no quedaban casi huecos libres en la arena de tantos grupos de quinceañeros como se tendían a ver la puesta de sol. Normalmente a esas horas el aire soplaba fuerte, pegajoso y nos secaba el pelo a latigazos. Yo solía meter los pies bien dentro de la arena hasta que se me enfriaban las puntas de los dedos. Entonces aspiraba el olor a agosto... Read The Rest →

EL CUENTO MÁS CARIÑOSO DEL MUNDO

Este cuento es el más cariñoso del mundo porque con él vas a dar y recibir muchos, muchísimos besos. ¿Vamos allá? En nuestro planeta hay tantos besos como personas. Y no solo las personas besan. Los animales también besan a su manera. Así que podemos decir que en el mundo hay millones y millones de besos diferentes. Hay besos dulces, como los que dais los niños que coméis muchos caramelos. Corrijo: como los que dais los niños, aunque no comáis caramelos. Los niños ya sois dulces de por sí. Hay... Read The Rest →

huecos

Ella no está pero se cuela en el paisaje, hace pasear mi silla roja sobre el verde, llega para ser mi contrabajo. Orbita sobre mi cuerpo, se apodera de mi inspiración, juega con mis latidos alentándolos como a una flauta de pan. Son mis latidos los latidos de un corazón agitado, que a veces se queda sin hueco para palpitar. Hueco… Tan pequeña y ya le pesa a ella el no tenerlo. El ver a otros niños rodeados de niños y a ella sin niño a su lado. Eso viene... Read The Rest →

Pequeño ensayo sobre un rostro viejo

Siempre he pensado que cuando las personas se hacen muy mayores sus rostros llegan a parecerse bastante a los de las tortugas. La piel que envuelve un cráneo, cuyos huesos embeben por la edad, necesita dirigirse hacia alguna parte y acaba resbalando por las cuencas de los ojos. Unos ojos que, pese al lastre, siguen teniendo fuerzas para pestañear. Y es que la naturaleza se organiza. Cuando los párpados inferiores se descuelgan, el aire puede entrar sin obstáculos y aliviar una mirada desgastada por años y años de descubrimientos no... Read The Rest →

Puertas abiertas

¿Por qué no puedo vivir con las puertas de los armarios abiertas? Da igual qué tipo de puertas sean. De armarios roperos, de un aparador… siempre ando empujándolas, si sobresalen un poco. Un día me sorprendió haciéndolo una vecina. Acababa de entrar en su casa para pedirle un huevo y me pilló con la mano en el armario del fregadero. Yo intentaba eliminar una ranura oscura que no podía dejar de mirar. Le faltó llamarme entrometida con todas las letras. Creo que la mujer sintió que había destapado algún secreto... Read The Rest →

Niñería 6: Pequeñas adicciones

En un restaurante: –Mamá, quiero Coca-Cola. –Aquí no la hay sin cafeína, ya lo sabes. –Pues que se la pida papá y yo le doy un buchito. –Mi vida, no puedes ni probar la Coca-Cola. Tienes la barriga mala. –No, no la tengo. Yo lo sé, de verdad. –Hija, tienes un virus en el estómago. Te lo dijo el médico ayer por la tarde. La niña busca la mirada de su padre y grita: –¡Papá! ¡Quítame este virus de encima! ¡Necesito una Coca-Cola!

Niñería 5: Un palacio

Pasando en coche por el palacio de El Pardo: –Mamá, ¡qué casa tan bonita! –En realidad es un palacio. –Es amarillo. –Sí, es amarillo. Ahí vivía un dictador. ¿Sabes qué es un dictador? –Alguien que hace dictados. –¡Claro, por supuesto! Pero un dictador también es un señor que te dice lo que tienes que pensar, lo que tienes que hacer, cómo tienes que vivir… –¿Sí? Osea, que papá y tú sois dictadores además de papá y tú.

NIÑERÍAS 4: LA PALABRA “ABANDONAR”

–Mamá, ¡qué triste es la palabra “abandonar”! –¿Y por qué te ha venido esa palabra ahora a la cabeza? A la niña se le quiebra la voz: –Porque me he acordado del cuento de Beltrán el Erizo que leímos anoche. De cuando él y sus hermanos tienen que abandonar su casa y no volver nunca más. –Pero, mi amor, eso solo pasa con los animales. Las personas no somos así. Las personas nos seguimos viendo y cuidando, aunque estemos lejos. –¿Y si papá y tú os morís? –Bueno… hay mucha... Read The Rest →

Niñerías 3: Deberes

–Mamá, por favor, no me digas que hoy tengo que hacer deberes. Los odio. –Ya, mi amor, pero a ti te gusta aprender, ¿no? –Sí. –Pues tienes que hacer deberes. –Pero, ¡¿por qué?! –Porque cuando practicas los conceptos, los conceptos se quedan contigo. Los aprendes. –¿Y qué son los conceptos? –Los conceptos son las ideas que se forman en la cabeza. –Pues entonces es mejor que no haga deberes, mami, porque a mí, a veces, me duele la cabeza porque se me queda atrapada dentro una cosa todo el tiempo.... Read The Rest →

« Older Entries