Como el viento sobre el trigal: historia de una boda

Para escribir la crónica de esta boda partí de lo que sus protagonistas me contaron que pensaron y sintieron desde que se levantaron hasta que concluyó su celebración; visualicé decenas de veces las cientos de fotografías que realizó el fotógrafo (Aítor Audicana) y, solo después, conformé Como el viento sobre el trigal. Como podéis ver en esta imagen con Laura, la novia, y en el enlace http://www.palabrasllenas.com/cuento-mayores/historias-de-bodas/  la edición la he llevado a cabo con sumo cuidado.

Como el viento sobre el trigal comienza así:

“El seis de julio de 2013 el pequeño pueblo de Silanes amaneció sin una nube en el cielo. La brisa de la mañana, alegre y cálida como el carácter de los silaneros, recorría las cementadas calles de sus barrios alto y bajo buscando despertar a alguien con una sensación agradable. Sin duda, deseaba gritar a su manera: “¡Eh, yo también traigo un regalo!”. Pero ese seis de julio nadie salió a saludar al alba. Todo el mundo sabía que el día iba a ser muy largo y quería descansar para estar preparado. Se casaba un bisnieto de la villa. Un chico cuya niñez fueron veranos en el río Silanes y campeo de la mañana a la noche entre cultivos de avena y trigo. Se casaba Rober, el hijo de Merche. Y ya se sabe: una boda de pueblo es una boda de todo el pueblo. (…)”.

 

 

Comments are closed.