LA ESTRELLA INVISIBLE

Te voy a contar una historia. Una historia que comenzó más o menos a la hora en que los niños se ponen el pijama. Una historia que podría sucedernos a cualquiera de nosotros.

Verás…

Una noche, en un trocito de cielo, se oyó un llanto entre las estrellas. Y eso es muy raro, porque las estrellas siempre están calladas.

Tili, una estrella diminuta y diferente a las demás, era la responsable de aquel alboroto. Sabedora del desorden que estaba causando, la estrellita trataba de secarse las lágrimas, pero no dejaban de brotar. Se tapaba la boca para interrumpir los sollozos, pero su respiración no le obedecía. Tan sonora llegó a ser su pena, que terminó por despertar a una estrella muy seria que tenía aspecto de ser la jefa de todo un grupo de estrellas.

–¿Qué está pasando aquí? ¿Quién ha roto el silencio de la noche? –preguntó esta muy enfadada.

–Perdón, no quería molestar. He sido yo –respondió Tili.

–¿Y quién eres tú? ¡Déjate ver! –le ordenó la estrella frotándose los ojos.

–No puedo. Me he quedado sin luz –aclaró Tili–. Por eso estoy tan triste. Pero me llamo Tili y soy la estrella de Berta y de…

(CONT)

 

Deja un comentario